Los mejores buscadores para bucear por el “Internet oculto”

0

Aunque internet nos parezca ya de por sí insondable, quizá no sepa que hay un cajón oscuro, una zona sin descubrir, que algunos afirman que es hasta 500 veces superior a la red de redes. Nos referimos a la deep web o Internet profunda, esa zona fuera de control a la que solo una reducida parte de usuarios tiene acceso, porque queda fuera del uso habitual de la red. Se trata de una parte de internet cuya principal característica es que no hay un rastreo por parte de los buscadores (Google y otros buscadores apenas cubren una parte mínima de la misma) y por descontado, el anonimato es rey: el usuario es un número más, a menos que desee identificarse de forma voluntaria.

Se ha vinculado a la deep web con actividades delictivas y contenido prohibido, aunque realmente no tiene por qué ser así: las páginas existentes en esta web simplemente esquivan los bots rastreadores de los principales buscadores y quedan en una especie de limbo al que sólo se accede utilizando otro tipo de motores de búsqueda. Pero es cierto que este anonimato y falta de control han nutrido a la internet profunda de todo tipo de contenido ilegal y delictivo, que son los que han dado la verdadera fama. Es un lugar oculto e inmenso, pero ¿cómo acceder a él?

Lo primero que hay que hacer es instalar un navegador compatible: el principal contenido de esta red anónima se encuentra bajo el dominio “.onion” al que no pueden acceder los navegadores convencionales. Aunque hay varias formas de acceder a la internet profunda, las más sencilla consiste en instalarse el navegador TOR, acrónimo de The Onion Router, que hace referencia al tipo de red en las conocidas “redes de cebolla” que protegen el anonimato del usuario. Con TOR instalado en el ordenador no hace falta hacer nada más y ya se accede a ese mundo paralelo.

Una vez dentro de esa red fuera de control la siguiente dificultad reside en saber cómo encontrar el contenido, y para ello la mejor solución es acceder a The Hidden Wiki, un directorio en el que se muestra multitud de enlaces organizados por categorías. En cuestión de minutos, el usuario se encontrará buceando por multitud de sitios que están fuera de control, una red paralela sin filtros en la que se puede encontrar absolutamente de todo.

Con TOR instalado en el ordenador ya se accede a ese mundo paralelo

El paseo por la deep web, además de oscuro en toda la extensión del término, es lento, lentísimo hasta la exasperación, y es así por un motivo. La conexión es anónima y para que esto sea así la información viaja de nodo a nodo de forma aleatoria en los mencionados nodos de cebolla.

Fuente: elpais.com

Compartir.

Comentarios no disponibles.